PIDE INFORMACIÓN DE ESTOS PRODUCTOS

23/03/20

Por qué utilizar pavimento de hormigón prefabricado a la hora de construir calles y espacios públicos

El uso de pavimento de hormigón prefabricado reduce el coste total, extiende la vida útil de la calle y reduce el tiempo del proceso de construcción.

La prefabricación de cualquier componente de la estructura fuera del sitio durante la construcción (o reconstrucción) de la calle ofrece grandes ahorros de tiempo y costes para el usuario en comparación con los métodos tradicionales de construcción de asfalto fundido. La tecnología de pavimento de hormigón prefabricado ​​ofrece un aumento significativo en la durabilidad, al tiempo que disminuye sustancialmente el tiempo y el coste de construcción.

Prefabricar piezas y elementos de pavimento de hormigón prefabricado para puentes también es muy beneficioso, ya que los puentes generalmente se encuentran entre los objetos más caros construidos. También ofrece ventajas de seguridad sustanciales, reduce la interrupción del tráfico y aumenta la comodidad general para los usuarios de las calles.

La red de calles europeas está envejeciendo más rápido de lo esperado. El alto uso inesperado y el consiguiente desgaste de la infraestructura requiere grandes volúmenes de reparación y reconstrucción. Lógicamente, la necesidad de mantenimiento crece proporcionalmente al aumento del uso de las calles. Al mismo tiempo, el mantenimiento se debe realizar de forma continua mientras se atiende a un flujo de tráfico creciente con una perturbación mínima. Los usuarios de la vía pública exigen que las reformas y las nuevas construcciones se realicen más rápido y con cierres limitados, congestión del tráfico, retrasos y desvíos. Ya que la congestión vehicular y los retrasos en el tráfico debido a los trabajos de construcción de calles son una de las principales fuentes de frustración para los automovilistas.

Se trata de una forma de construir calles nuevas y más duraderas y restaurar las existentes rápidamente y con un impacto mínimo en los usuarios. Y es que sistemas de construcción de puentes y pavimentos de hormigón prefabricados instalados rápidamente fuera de las horas pico, no solo reducen las interrupciones en el tráfico y mejoran la seguridad durante la construcción, sino que también brindan una durabilidad inigualable a las calles y puentes.

La principal ventaja del pavimento de hormigón prefabricado es que puede soportar las tareas diarias de uso sin problemas durante años y años. La resistencia del pavimento de hormigón prefabricado le permite soportar edificios, estructuras de estacionamiento y otros elementos donde existe un desgaste diario importante. Su estructura interna es resistente a abolladuras, golpes, astillas y otros daños que pueden provenir de golpes leves.

La toxicidad de los pavimentos asfálticos frente a los de hormigón

Además, la capacidad drenante del pavimento horizontal está garantizada gracias a i.idro DRAIN, un hormigón premezclado con el que se consigue un volumen poroso por el que circula libremente el agua. Se devuelve al suelo el agua de lluvia favoreciendo la recarga de acuíferos y permitiendo el transporte del agua a través de tuberías de drenaje.

A diferencia de los pavimentos de hormigón asfáltico drenante éste no contiene aceites u otros agentes contaminantes que pueden filtrarse hacia arroyos, ríos, lagos o mares cercanos.

Entre las protecciones elementales del pavimento de hormigón prefabricado destaca su alta resistencia a la exposición química y al óxido. Es por ello que se ha convertido en un material común para muelles, puentes y pasos elevados, entre otros, porque los bloques de hormigón prefabricados entrelazados mantienen su resistencia a los derrames de petróleo y combustible. No sufren daños significativos y si un panel se daña debido a un derrame químico. También es mucho más fácil de reemplazar con un impacto mínimo en la integridad estructural general.