PIDE INFORMACIÓN DE ESTOS PRODUCTOS

01/04/21

Calles adoquinadas: encanto y aroma para proyectos urbanos

La innegable historia, el encanto y el romance de las calles adoquinadas tienen una forma especial de conquistar tanto a los turistas como a los propios vecinos de las ciudades.

Las calles adoquinadas con encanto es uno de los aspectos clave en los estudios paisajísticos de las ciudades y sus implicaciones en la construcción de la imagen patrimonial urbana, especialmente de sus centros históricos. El pavimento es, por tanto, un aspecto diferencial en el diseño..

Los pavimentos, junto a las fachadas, tejados, edificios o la vegetación expuesta en la vía pública, son generalmente los primeros elementos paisajísticos que se perciben.

El pavimento influye en la configuración de los paisajes, se podía decir que es la epidermis de las urbes, a la par que en las ciudades, es parte de su valor histórico patrimonial, capaz de renovar la imagen cultural de una ciudad, dinamizar la economía o servir de instrumento para plasmar hechos singulares del pasado.

Además,  el pavimento de la vía pública participa de manera destacada en el contenido de la ciudad mediante el color, la textura, las formas o incluso los estilos de sus composiciones y materiales.

 

Calles adoquinadas: con encanto para proyectos urbanos

 

Es por ello que las calles adoquinadas aportan encanto a nuestras ciudades y pueblos. Además de ser el pavimento de la vía pública, son un elemento pasivo en la narración y la interpretación de la ciudad, de hecho es lo que le da esa personalidad , singularidad y nos cuenta  por sí solos muchas cosas de la economía del lugar, desde la forma de vida, su historia socio económica, como sus recursos naturales y  también son capaces de aportar un encanto especial a aquellos que visitan por primera vez una ciudad.

Como parte muy relevante de la estructura urbana, las calles adoquinadas pueden convertirse en un apropiado «lienzo» en el que reflejar el pasado cultural, urbano y patrimonial de cualquier ciudad.

Las calles adoquinadas son también perfectas para el centro de las ciudades ya que invitan al paseo gracias a su belleza, el sosiego y la magia que desprenden, ya que es estamos en un continuo contacto físico con ellos. Y es que resulta muy agradable deambular en cualquier época del año por calles formadas por un manto adoquinado que conducen a pequeñas plazas que albergan edificios históricos o pequeños negocios locales.

Las calles adoquinadas rebosan encanto.

Adoquín, del árabe “Ad-dukkän” significa piedra escuadrada, un material que surge hace más de 25 siglos para dotar de mayor facilidad el tránsito de personas y mercancías. Con el paso de los siglos, el adoquín ha evolucionado de forma significativa, logrando que sea no sólo un material para la construcción de pavimentos, sino también una solución perfecta para la funcionalidad de las calles de cualquier ciudad.

Hay que tener en cuenta que las calles adoquinadas están especialmente diseñadas para el viandante y, por ello, hay que poner especial atención en el tipo de adoquín a escoger. Aunque todos nuestros adoquines son antideslizantes, por ejemplo es interesante saber si la ciudad es lluviosa, tal vez requiera un pavimento que drene el agua, o si tiene problemas de alta polución se puede dar un paso más allá y contribuir a limpiar el aire a través de nuestro pavimento descontaminante Bio-innova.

Las calles adoquinadas están llenas de carácter y encanto, evocando un sentimiento de historia y permanencia. Fenollar puede proporcionar la personalidad a tu proyecto con los adoquines más adecuados. Ponte en contacto con nuestro departamento comercial para que puedan aconsejarte sobre la mejor opción.